Anuncios

LA COLUMNA

Positiva la decisión de decretar la extinción la Junta de Caminos

José Cruz Delgado

Aunque parezca dura, fue acertada la decisión del gobierno de Michoacán de decretar la extinción de la Junta de Caminos, pues la crisis financiera por la que atraviesa el estado no le permitía seguir manteniendo al organismo, mejor dicho, fue un mal necesario.

De esta manera, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas y la Consejería Jurídica del Estado, iniciaron el proceso para la liquidación de la Junta de Caminos, luego que el pasado 25 del mes en curso se publicara el Decreto de Extinción del organismo y entrara en vigor a partir de ayer.

Efectivamente, anualmente ese organismo le costaba un dineral al estado, pues nada más y nada menos que más de 115.5 millones de pesos, solo en sueldo y prestaciones (servicios personales que representan el equivalente a más del 100 por ciento de sueldos); adicional a los más de 30 millones de pesos en adeudos que se arrastran de los ejercicios 2008 y 2012, que derivaron en demandas, las cuales, a la fecha, tienen sentencias firmes que superan los 30 millones, lo que la convierte en un organismo, jurídica y financieramente, inviable.

Mire usted, no fue una arbitrariedad del gobierno michoacano decretar la extinción de la Junta de Caminos, pues aunque es facultad del Gobierno Estatal la modificación, fusión, creación y/o liquidación de los organismos y entidades de la administración pública, entre otros, el Estado presentó al Congreso local la propuesta de finiquito de la JC, al incluir en la iniciativa del Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2019, su extinción.

Así que
Si bien, es facultad del Gobierno Estatal la modificación, fusión, creación y/o liquidación de los organismos y entidades de la administración pública, entre otros, el Estado presentó al Congreso local la propuesta de finiquito de la JC, al incluir en la iniciativa del Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2019, su extinción.

La decisión se tomó, derivado del análisis de los Estados Financieros de la Junta y de un estudio económico realizado por una consultoría externa, que determinó que el organismo ya no cumplía con sus objetivos, al dedicar la mayor parte de su presupuesto al gasto corriente, principalmente de nómina.

El Congreso, a su vez, aprobó recursos suficientes para hacer frente al pago de la liquidación del personal adscrito a la Junta, por más de 64.5 millones de pesos. En el proyecto de extinción, se plantearon cinco esquemas de retiro para los empleados, con jubilación, contratación por tres años para alcanzar la jubilación, su bono atendiendo a los años de servicio, entre otros beneficios extraordinarios.

Así, el Decreto de extinción del organismo descentralizado, fue presentado por el Ejecutivo estatal a las y los diputados, el 6 de marzo de 2019, para continuar con el proceso iniciado; transcurrieron 90 días para dictaminar la misma y otros 90 días de prórroga, conforme lo marca la Ley; sin embargo, no fue dictaminado.

Frente a ello y a la crítica situación financiera que enfrenta el Estado, el Ejecutivo ejerció su atribución para proceder a la extinción de la Junta, el cual fue publicado el pasado 25 de noviembre y entró en vigor un día después.

Son la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), y la Consejería Jurídica, las instancias responsables para concretar las bases del proceso de liquidación; si bien, ya no será en los términos que inicialmente se ofrecieron a los trabajadores.

Así pues, no hubo nada ilegal con esa decisión, pese a que de inmediato los diputados de MORENA, que se sienten redentores, inmaculados y los salvadores de todo criticaron la medida, porque además utilizaron a los ex trabajadores de la Junta de Caminos con fines perversos, para golpear al gobierno de Michoacán y sacar raja política, principalmente la gris diputada por el distrito de Apatzingán, Sandra Luz Valencia, así como por la “humilde y pobre” legisladora que traicionó a Silvano Aureole, Cristina Portillo Ayala, entre otros.

Tiene mucha razón el legislador Antonio Soto Sánchez al decir a un medio de comunicación que

hubo una iniciativa de ley enviada por el ejecutivo al congreso del estado para la extinción, pero que fueron omisos, por ello el ejecutivo, de acuerdo a sus atribuciones legales tomó la decisión de extinguir al organismo.

Ahora bien, el gobierno de Michoacán no los abandonó ni los despidió como lo señalaron los perversos diputados morenistas, pues en lo que va del año, 84 trabajadores de la JC finiquitaron su relación laboral: 44 fueron liquidados con beneficios extraordinarios, incluyendo 13 de estructura; en tanto que 40 empleados más, se contratarán vía SCOP.

Sin embargo, tratando de sacar raja política, los morenos utilizaron a algunos de ellos para golpear políticamente al gobierno. Hoy si brincaron con esa decisión pero guardaron un silencio de complicidad cuando Andrés Manuel López Obrador, por decreto eliminó las Zonas Económicas Especiales, no dijeron ni pío.

Pero bueno, así se las gastan estos hipócritas redentores.

“Uno de los proyectos más importantes que había para Michoacán era el de Zonas Económicas Especiales (ZEE), y fue cancelado, luego, hubo reducciones al campo, a infraestructura. Así no es como se gobierna, así no pueden ser las cosas, así no Morena”.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) exhortó a los legisladores de MORENA a que se despojen de ideologías políticas y respalden a Michoacán en la gestión de recursos federales, pues a decir de Juan Bernardo Corona, los legisladores morenistas y sus aliados aprobaron el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF 2020) con tintes electorales, castigando a estados y municipios.

Juan Bernardo Corona dijo que hasta ahora los de Morena han demostrado falta de voluntad política para cambiar el país, ha sido una falacia, por eso, -abundó-, “desde aquí les hacemos un llamado para que se despojen de ideologías políticas y apoyen a Michoacán en la gestión de recursos, que no lo dejen solo”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: