La Cocotra convertida en sirviente de gremios del transporte

LA COLUMNA

José Cruz Delgado

Una de las dependencias más cuestionadas por su falta de transparencia es sin duda la Comisión Coordinadora del Transporte Público de Michoacán, una dependencia que desde su creación ha estado al servicio de las diferentes organizaciones de concesionarios, cuyos líderes se han enriquecido con la complicidad de la Cocotra que dirige actualmente Antonio Lagunas Vázquez, pues de ser simples choferes, hoy viven en la opulencia.

Es por eso que se oponen a las Ubers y otras plataformas porque son una competencia y causaría pérdidas, principalmente a los líderes que se han enriquecido con las cuotas y las múltiples concesiones que tienen y que de ser modestos trabajadores del volante ahora viven una vida muy cómoda, súper cómoda, por ello no les conviene la competencia. El servicio es deficiente, muy deficiente, gracias a la complicidad de los titulares de la Comisión Coordinadora del Transporte Público de Michoacán en turno que han permitido ser chantajeados por los dirigentes que cada vez que quieren algo amenazan con paralizar el servicio y ponen de rodillas al gobierno hasta que les cumplen sus demandas.

La competencia siempre es buena para mejorar las condiciones y ofertas a la ciudadanía en general, que al final del día es la que se debe ver beneficiada, pero siempre cumpliendo con la normatividad existente y considero que el gremio del transporte, sabedores de la intención de entrar a operar estas empresas transnacionales estarán poniendo cartas en el asunto y mejorarán de manera significativa sus servicios a efecto de no dar lugar a causas de argumento para decir que Uber u otras son la salvación del transporte público y que son los únicos que dan un buen servicio, algunas agrupaciones incluso, hay que reconocerlo, ya operan sus servicios a través de plataformas digitales y cuentan con operadores uniformados y parque vehicular en buen estado.

Todo está bien, la ley de acatarse, sin embargo, son muchas las quejas contra el servicio que presta el transporte público de Michoacán y pocas las acciones que hace el organismo para poner orden, prácticamente la Cocotra está secuestrada por lar diversas organizaciones transportistas.

Los conductores en su gran mayoría violan la ley, no respetan la tarifa de los de la tercera edad o personas con capacidades diferentes diciendo que les vale “madre” que ellos cobran parejo, son mínimos aquellos que la acatan.

Así, a diario los conductores trasgreden la ley, hasta se mofan al poner leyendas prohibiendo hablar por teléfono, no comer, no fumar, no llevar música fuerte y es lo primero que hacen, además de decir palabras soeces sin importarles haya mujeres o niños.

Todas estas violaciones a la ley son solapadas por el titular del organismo Antonio Lagunas Vázquez quien se ha sometido a la voluntad de las organizaciones de transportistas convirtiéndose en su títere.

Los concesionarios hacen trabajar a sus choferes más de ocho horas la jornada, otros hasta doce con el fin de obtener dinero para su familia, trabajan sin las mínimas condiciones de trabajo que marca la Ley Federal del Trabajo, ni siquiera cuentan con un seguro.

Pues bien, todo indica que en breve entrará en funciones el nuevo tarifario para taxis, así que avísele a su bolsillo para que no lo agarre desprevenido.

Parece ser que se cobrará entre ocho a diez pesos por cada kilómetro de viaje recorrido y una cuota mínima de 30 pesos como “banderazo” pero que a mayor distancia menos será el costo por cada mil metros de camino, o sea, que si usted va a un lugar cercano le van a sacar no uno, sino los dos ojos de la cara.

¡Chúpala pichón!

Téngalo por seguro que los concesionarios o algunos conductores son tan abusados, saben de qué lado masca la iguana y buscarán la manera de alterar el sistema del banderazo para exprimirle los bolsillos a su antojo, y va a pasar lo que ahora, se quejarán, pero sus lamentos jamás serán escuchados por Antonio Lagunas Vázquez, titular de la Cocotra, ¿sabe por qué?, pues porque es cómplice de los dirigentes del transporte, así de fácil.

¡Que Dios nos agarre confesados por tanta ….inche transa de porquería!